martes, 18 de decembro de 2012

Nuestra Señora de la Esperanza





Virgen del Adviento. Esperanza nuestra.
De Jesús la aurora, del cielo la puerta.
Madre de los hombres, de la mar estrella
llévanos a Cristo, danos sus promesas.

Eres virgen madre, de la gracia llena
del Señor la esclava, del mundo la reina.
Alza nuestros ojos hacia tu belleza
guia nuestros pasos a la vida eterna.

En esta tercera semana de Adviento, es imposible preparar la Navidad prescindiendo de la contemplación del indecible gozo esperanzado que poseyó Santa María por el futuro próximo inmediato de su parto. Eso es lo que se quiere expresar con "La Expectación del Parto", o "El día de Santa María" como se le llamó también en otro tiempo, o "Nuestra Señora de la O" como popularmente también se le denomina hoy. Fue en España, concretamente en Toledo, en el décimo concilio que se celebró en el año 656, siendo San Eugenio III el obispo de aquella sede y que posteriormente un muy devoto de la Virgen María —San Ildefonso- se tomó bastante en serio propagar. La intuición del pueblo denominando a la expectante Doncella joven "Virgen de la O" está basada en la directa contemplación de las obras pictóricas o esculturales que presentan piadosamente la natural redondez abultada de la Virgen grávida. El origen del título es no obstante más espiritual, más fino, más litúrgico y menos somático. Tiene su origen en que las antífonas marianas del rezo de vísperas comienzan con la O: O Sapientia, O Adonai, O Enmanuel... veni! 

Patrono da net

Patrono da net
Ruega por Nosotros. Amén

Herramienta de evangelización

Oración al beato padre Santiago Alberione, patrón y protector de Internet:

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te agradecemos con toda la Iglesia, en Cristo Maestro, Camino, Verdad y Vida, por los tesoros de santidad, de luz y de gracia que has concedido a tu siervo fiel, el Beato padre Santiago Alberione, quien, a ejemplo del apóstol san Pablo, ha predicado en todo el mundo con los instrumentos de la comunicación social. Concédeme la gracia de seguir sus ejemplos, siendo completamente fiel a su espíritu, y dígnate glorificarlo ya aquí en la tierra a fin de que proteja a todos aquellos que trabajan con tales medios para que Cristo sea conocido, amado y seguido. Concédeme también, por su intercesión, la gracia que ahora te pido: proporciona protección a esta bitácora, difusora de tu palabra en la red de redes. Amén

Oh María, Madre, Maestra y reina de los apóstoles dígnate consolidar mis súplicas con tu maternal intercesión.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria…

Jesús Maestro y Pastor, Camino, Verdad y Vida, ten piedad de nosotros. Amén.