martes, 29 de abril de 2014

Firma invitada: Óscar Valado.

Nuestro sacerdote y amigo Óscar Valado ha querido compartir con nosotros su experiencia personal de lo que ha vivido en Roma durante el pasado domingo 27 de abril. Con todo el cariño ha querido que estas líneas sean compartidas tanto en este blog como en el suyo particular del que recomendamos que visiten. Aquí les dejo el enlace http://elcientoporuno.blogspot.it/ y muchas gracias a Óscar Valado por su aportación a esta humilde bitácora. Ya sabes que aquí tienes tu casa.

Durante estos días en Roma hemos podido sentir la presencia de cerca de un millón de personas venidas de todo el mundo y que se daban cita para celebrar un acontecimiento esperado por todos, la canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II, dos de los papas más influyentes de los últimos cien años de historia de la Iglesia. El primero porque tuvo la clarividencia de convocar el Concilio Vaticano II, por el cual la Iglesia se pronunció con claridad sobre su identidad y su misión; el segundo nos regaló un testimonio de entrega total durante un largo pontificado marcado por su misión ad extra. 

En este sentido, ha sido una oportunidad para recordar a dos grandes papas, pero sobre todo para celebrar que estos dos bautizados (posiblemente como tú y como yo) han sido oficialmente reconocidos como santos por parte de la Iglesia en una solemne celebración en la que no faltaron laicos/as, religiosos/as, sacerdotes, obispos... pero en la que también se dio un acontecimiento histórico, que dos papas (uno activo y otro emérito) concelebrasen en la misma Eucaristía. De este modo, hemos estado presentes históricamente en uno de los acontecimientos más peculiares de la Iglesia en su larga historia: dos papas del mismo siglo son canonizados en una celebración donde concelebran otros dos papas que a su vez han conocido a los dos canonizados. Resulta paradójico!

Casi un millón de fieles abarrotaron la plaza de San Pedro
Más allá de estas curiosidades, cabe destacar que la organización de esta "macro-celebración" discurrió con mucha normalidad pese al gran número de participantes y la infinita lista de jefes de estado y representaciones diplomáticas. En este sentido, es normal que el Papa Francisco quisiera agradecer públicamente a todas las autoridades, asociaciones y voluntariado la ardua labor desempeñada para crear un clima de fiesta ordenada tal y como lo hemos podido percibir.

En definiva, una hermosa experiencia que los que estamos habitualmente en Roma hemos podido compartir con nuestro Arzobispo y con algunos sacerdotes y laicos que también han querido celebrar esta gran fiesta de la fe, la canonización de dos bautizados que han llegado a ser elegidos Papa... y ahora los contamos entre los numerosos santos y santas de Dios.


Óscar Valado, sacerdote de la Archidiócesis de Santiago de Compostela ampliando estudios en Roma. 




Patrono da net

Patrono da net
Ruega por Nosotros. Amén

Herramienta de evangelización

Oración al beato padre Santiago Alberione, patrón y protector de Internet:

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te agradecemos con toda la Iglesia, en Cristo Maestro, Camino, Verdad y Vida, por los tesoros de santidad, de luz y de gracia que has concedido a tu siervo fiel, el Beato padre Santiago Alberione, quien, a ejemplo del apóstol san Pablo, ha predicado en todo el mundo con los instrumentos de la comunicación social. Concédeme la gracia de seguir sus ejemplos, siendo completamente fiel a su espíritu, y dígnate glorificarlo ya aquí en la tierra a fin de que proteja a todos aquellos que trabajan con tales medios para que Cristo sea conocido, amado y seguido. Concédeme también, por su intercesión, la gracia que ahora te pido: proporciona protección a esta bitácora, difusora de tu palabra en la red de redes. Amén

Oh María, Madre, Maestra y reina de los apóstoles dígnate consolidar mis súplicas con tu maternal intercesión.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria…

Jesús Maestro y Pastor, Camino, Verdad y Vida, ten piedad de nosotros. Amén.