xoves, 28 de febreiro de 2013

Gracias Santo Padre.Cuaresma y Fe.



LA CUARESMA, EL AÑO DE LA FE Y LA RENUNCIA DE BENEDICTO XVI

Con la imposición de la ceniza dábamos comienzo al tiempo litúrgico de la Cuaresma. 
Como afirmó Benedicto XVI a través de Twitterla Cuaresma es un tiempo favorable para redescubrir la fe en Dios como fundamento de nuestra vida y de la vida de la Iglesia”.  
Este es un tiempo de gracia, de reencuentro con Dios mismo, tiempo de reinicio. El ser humano en su imperfección necesita de la fe y del encuentro con el Señor. Intentemos ser cada día mejores, mirarnos en el espejo del prójimo y así llegar a la primavera de la Pascua.  Jesús nos servirá de guía domingo tras domingo para que nos perfumemos y salgamos a la calle radiando felicidad pese al ayuno y a los sacrificios que podamos hacer. Como Él nos dice no hagamos como los hipócritas que se desfiguran la cara y se sientan en las primeras filas para que los vean. Somos cristianos y debemos ser como la sonrisa de Dios. La Cuaresma fundamentada en la fe y en la búsqueda interior es un tiempo de meditación y debemos aprovecharlo.

Benedicto XVI despidiendose de sus fieles.
Este año enmarcamos el tiempo cuaresmal en el Año de la Fe (Annus Fidei)  y que mejor contexto que ese para vivir estos cuarenta días. 
Su Santidad Benedicto XVI ha instaurado este Año para que los cristianos de todo el mundo sintamos la importancia de la fe como la columna vertebral de nuestra existencia. Fe como fuerza de salvación, la fe del Señor, la fe que incluso al mismo Jesús se le tambaleaba en Getsemaní. Cristo como hombre también rogaba a su Padre que le incrementase la fe con la fuerza del Espíritu.
Escudo papal hasta 2010.


El Papa en una de sus audiencias del pasado enero expuso que encontrásemos la fe en las Sagradas Escrituras, desde Abrahán –el padre de la fe– hasta el sello de la Nueva Alianza en Cristo. El Santo Padre nos anima a reflexionar sobre el  “creo en Dios” una labor cuaresmal compleja, sin duda, pero necesaria.

Benedicto XVI necesita de nuestra fe, de la fe en la Iglesia y de los deseos de regeneración apostólica. Todos, religiosos y laicos, hemos quedado sorprendidos tras conocer la noticia del pasado 11 de febrero. Una renuncia que hacía siglos que no se producía y que abre el debate de la sucesión. Como cristianos no debemos juzgar los motivos de la renuncia. La suciedad del mundo nos puede abatir a todos: “el mal trabaja para ensombrecer, para ensuciar la belleza de Dios”, proclamó el pasado sábado el Papa en su última jornada de ejercicios espirituales.

Escudo con tiara. 2010-13
Hoy a las 8 de la tarde la cátedra de Pedro quedará vacante y el papa Ratzinger se retirará a Castel Gandolfo, primero, y en dos meses pasará el resto de sus días en el mismo Vaticano, en el Monasterio Mater Ecclesiæ. Será Papa Emérito y seguirá ostentando el nomenclátor de Su Santidad, pero sin interferir en la vida de la Iglesia. Hoy a su despedida ha prometido fidelidad y obediencia al nuevo pontífice ante los cardenales.

Todo el mundo cristiano se pone en la piel del Papa ante su renuncia y su abatimiento pues la tarea de capitanear la Barca de Pedro no es sencilla cuando azotan fuertes vientos.
La Barca, como la fe, puede zozobrar. Esperemos que el mismo Cristo consuele al Papa saliente e infunda en el nuevo la valentía y la dedicación que estos nuevos tiempos se merecen. Así, armador y capitán podrán llevar la Barca a buen puerto.

Que así sea.

ALERTA COVID-19

ALERTA COVID-19
Cóidate a tí, cóidanos a todos.

Mapa peche perimetral

Mapa peche perimetral
Alerta Covid-19

Restriccións Sanxenxo

Restriccións Sanxenxo
Alerta Covid-19

HEMEROTECA DE NOVEMBRO: As novas da parroquia no 2014

ACTO DE ÁNIMAS 2014

Beato Carlo Acutis

Beato Carlo Acutis
Ruega por Nosotros. Amén