venres, 19 de outubro de 2012

Año de la Fe. Año de Esperanza


Y dijo Jesús lo siguiente: "Vosotros sois la sal de la tierra, pero si la sal se vuelve sosa, ¿quién la salará?"

 Mateo.5:13


Sal de la tierra y luz del mundo Señor, este es el camino,  aunque angosto y lleno de obstáculos. Somos la esperanza y la fe y el amor. 
La semilla que cae en tierra muere pero da fruto y lo da abundante nos dijste en otra ocasión. Nuestra fe señor es como ese grano minúsculo de mostaza que cada uno tiene que cosechar hasta que llega la hora de la cosecha. Por eso señor ayúdanos para que podamos sembrar esperanzas entre tu pueblo, las esperanzas que cosechamos nosotros en nuestra vida diaria. No dejes señor que tu pueblo pierda la fe ante cualquier adversidad. Se nos abre un camino, tenemos por delante 12 meses dedicados a mantener esa fe. La Iglesia celebra con júbilo un año entero de fe, en memoria del 50 aniversario de aquel Concilio Vaticano II que abrió las ventanas de la Iglesia y nos dió un soplo de aire fresco y de esperanza en el futuro. Para que las luces de la Iglesia brillen más que sus sombras. Sus santidades  Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II ya nos han abierto la puerta, y ahora Benedicto XVI nos anima a continuar sin caer en el desánimo.

Enlace para más información:

Patrono da net

Patrono da net
Ruega por Nosotros. Amén

Herramienta de evangelización

Oración al beato padre Santiago Alberione, patrón y protector de Internet:

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te agradecemos con toda la Iglesia, en Cristo Maestro, Camino, Verdad y Vida, por los tesoros de santidad, de luz y de gracia que has concedido a tu siervo fiel, el Beato padre Santiago Alberione, quien, a ejemplo del apóstol san Pablo, ha predicado en todo el mundo con los instrumentos de la comunicación social. Concédeme la gracia de seguir sus ejemplos, siendo completamente fiel a su espíritu, y dígnate glorificarlo ya aquí en la tierra a fin de que proteja a todos aquellos que trabajan con tales medios para que Cristo sea conocido, amado y seguido. Concédeme también, por su intercesión, la gracia que ahora te pido: proporciona protección a esta bitácora, difusora de tu palabra en la red de redes. Amén

Oh María, Madre, Maestra y reina de los apóstoles dígnate consolidar mis súplicas con tu maternal intercesión.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria…

Jesús Maestro y Pastor, Camino, Verdad y Vida, ten piedad de nosotros. Amén.