mércores, 15 de agosto de 2012

Santa María, nuestra patrona.

Toda la parroquia se viste de júbilo para ensalzar a María en el día de su asunción a los cielos. El día 15 de agosto es el día de María, madre nuestra y abogada e intercesora. Nosotros tenemos la fortuna de haber escogido la figura de Nuestra Señora como cabeza de la parroquia de Adina, porque ¿quien mejor que nuestra madre del cielo para que guarde con su protección tan hermosa tierra? Desde la ladera del monte, en una hermosa colina Santa María nos guarda y es faro y vigía de los barcos que cruzan la ría, desafiando el embravecido mar.
Escena de la Asunción y Coronación, en el Altar Mayor.
En este día María nos invita a su fiesta, para que llenos de júbilo lleguemos ante su presencia con el ánimo repleto y le pidamos que nos siga manteniendo la fe y la esperanza en su hijo Jesús, para que como ella lo amó nosotros le amemos y nos sintamos llamados a la conversión, la comprensión y el amor cristiano. Vayamos pues a la presencia de María, que nos ayude en nuestras dificultades y que nos proteja y nos ampare siempre.
             Una breve muestra de lo que la Iglesia celebra hoy, una mujer vestida de sol, la luna por pedestal:
“En esta solemnidad de la Asunción contemplamos a María: ella nos abre a la esperanza, a un futuro lleno de alegría y nos enseña el camino para alcanzarlo: acoger en la fe a su Hijo; no perder nunca la amistad con él, sino dejarnos iluminar y guiar por su Palabra; seguirlo cada día, incluso en los momentos en que sentimos que nuestras cruces resultan pesadas. María, el arca de la alianza que está en el santuario del cielo, nos indica con claridad luminosa que estamos en camino hacia nuestra verdadera Casa, la comunión de alegría y de paz con Dios”. Homilía de Benedicto XVI (2010) 
Fuente: http://www.aciprensa.com/Maria/asuncion.htm

Patrono da net

Patrono da net
Ruega por Nosotros. Amén

Herramienta de evangelización

Oración al beato padre Santiago Alberione, patrón y protector de Internet:

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te agradecemos con toda la Iglesia, en Cristo Maestro, Camino, Verdad y Vida, por los tesoros de santidad, de luz y de gracia que has concedido a tu siervo fiel, el Beato padre Santiago Alberione, quien, a ejemplo del apóstol san Pablo, ha predicado en todo el mundo con los instrumentos de la comunicación social. Concédeme la gracia de seguir sus ejemplos, siendo completamente fiel a su espíritu, y dígnate glorificarlo ya aquí en la tierra a fin de que proteja a todos aquellos que trabajan con tales medios para que Cristo sea conocido, amado y seguido. Concédeme también, por su intercesión, la gracia que ahora te pido: proporciona protección a esta bitácora, difusora de tu palabra en la red de redes. Amén

Oh María, Madre, Maestra y reina de los apóstoles dígnate consolidar mis súplicas con tu maternal intercesión.

Padrenuestro, Avemaría, Gloria…

Jesús Maestro y Pastor, Camino, Verdad y Vida, ten piedad de nosotros. Amén.